miércoles, mayo 24, 2006

Libertad para con uno mismo

Está de moda el no fumar, el no beber, no comer carne, no chillar, no poner el cuerpo al límite físicamente (pensad en la muerte súbita), el no correr ningún riesgo… incluso hay gente que no sonríe a carcajada suelta para que no se le haga arrugas en la piel.
Sin embargo, ante esta corriente tan saludablemente sosa quiero romper una lanza por los que hacen lo que les da la gana aunque se les diga que es malo:

-Un aplauso para los fumadores, que ven que “el tabaco mata” en cada cajetilla y siguen fumando. ¿Cuántos años lleva fumando Carrillo?

-Otro aplauso para quienes comen carne teniendo gota, los que toman dulces aun sufriendo de azúcar, los que tienen piedras en el riñón y seguís bebiendo…

-Otro aplauso para aquellos que ponen al límite su cuerpo en maratones y otras competiciones físicas. Si os morís, que os quiten lo corrido.

-Otro para quienes sonríen a carcajada suelta a los cuarenta y cincuenta. Es más bonita la cara llena de arrugas de felicidad, que una cara tersa de tristeza.

-Otro aplauso para los que beben, conducen y además no matan a nadie ni cometen ninguna infracción. ¿Cuántos años llevan así un cuarto de los jóvenes que conocemos?

-Y por último, un aplauso en general a todas aquellas personas que hacen lo que les da la gana, poniendo su vida en juego pero no la de los demás.

Porque os podrán quitar el carnet, dinero, la vista o la vida, pero nunca os quitarán la libertad.

1 Comments:

Blogger ajihi said...

Tres cosas:

1.Secundo el aplauso a los que ríen a carcajadas.
Ni aplaudo ni condeno a quien fuma, bebe, come, hace puenting o hace de su capa un sayo.
Pero precisamente porque yo también opino que cada uno haga lo que le dé la gana siempre y cuando no ponga el juego la vida de los demás, no puedo estar de acuerdo en aplaudir al que bebe y conduce por mucho que, afortunadamente, no se haya estampado con nadie todavía, porque ése si pone en juego vidas ajenas.

2. Si de cara al público parece que los medios de comunicación están "poniendo de moda" la vida sana (no creo que esto sea cuestión de modas, pero bueno), también podemos decir que "in situ", en una noche de fin de semana, lo que "se lleva", o al menos, lo que se hace, es todo lo contrario, fumar y beber y beber y beber. Y ahí el bicho raro, el que desentona, es el que, sin dejarse influir por modas de ningún tipo, no fuma o no bebe simplemente porque no le apetece. A ése se le mira mucho peor que al que ha decidido no dejar de fumar a pesar de las campañas. Y tanto un caso como el otro está cumpliendo tu lema de "libertad para con uno mismo".

3. Se puede luchar por la libertad individual en el sentido idealista de tu gran amigo William Wallace, pero siempre teniendo en cuenta que, desde el momento en que somos seres sociales, la libertad completa no existe.

10:43  

Publicar un comentario

<< Home